La leche materna es un fluido nutritivo complejo que no sólo cubre las necesidades nutricionales del bebé, sino que además le protege de infecciones y enfermedades. Además es un fluido vivo, que se adapta a los requerimientos nutricionales del niño a medida que éste crece y se desarrolla.

  1. El calostro se produce durante los primeros 3-5 días después del parto. Es un tipo de leche altamente nutritiva, que se caracteriza por ser muy densa, tener un color amarillento y un sabor ligeramente salado. El calostro ofrece al recién nacido su primera protección frente a infecciones y tiene un efecto laxante suave que facilita la eliminación del meconio36.
  2. La leche de transición es la leche que se produce entre el 4º y el 15º día posparto y va variando día a día hasta alcanzar las características de la leche madura36.
  3. La leche madura tiene una composición equilibrada que cubre las necesidades nutricionales del bebé. Su producción está influenciada sobre todo por la exigencia del bebé, ya que cuanto más succiona mayor cantidad de leche se producirá36.
  4. La leche de pretérmino o prematura es la que se produce cuando se ha dado a luz a un bebé prematuro. Contiene mayor cantidad de proteína y menor cantidad de lactosa que la leche madura, con una abundante presencia de lactoferrina e inmunoglobulina tipo A (IgA)36.

Ver referencias