Influencia de la dieta en la composición de la leche materna

 

Existe una premisa fundamental cuando hablamos de nutrición materna: el estado nutricional de la madre, salvo en caso de desnutrición extrema, no interfiere en la capacidad de producción láctea ni en la calidad de la leche materna.

Esto podría hacernos pensar que la alimentación materna durante la lactancia no es importante para el bebé, pero no es del todo correcto. Es muy importante mantener un estado nutricional adecuado para garantizar una correcta producción de leche.

Realizar una dieta adecuada

Como ya hemos comentado, no existen alimentos que garanticen o aceleren la subida de leche en el puerperio. Por tanto, no hay alimentos específicos que ayuden a producir una leche de calidad superior. Hay muchas fuentes que indican que hay alimentos que supuestamente ayudan a aumentar la producción de leche, los mal denominados galactogogos, como por ejemplo:

– Infusiones: No aumentan la producción de leche, existen algunas infusiones que no se deben consumir durante la lactancia por ser neurotóxicas: anís estrellado, hinojo, salvia y eucalipto. La infusión de fucus se debe evitar por su alto contenido en iodo (afecta a la tiroides).
– Leche: No requerimos leche de origen vacuno para conseguir una mayor producción materna.
– Frutos secos: Su ingesta aporta ácidos grasos esenciales, y son un alimento estupendo al que asociar a la dieta. Sin embargo, no está demostrado que aumente la calidad de la leche.
– Cerveza: Hay controversia sobre su influencia, ya que no se dispone de información fiable sobre si incide en la liberación de la prolactina, hormona que interviene en los picos de producción de leche.

Por ello debemos realizar una dieta variada que potencie un estado nutricional adecuado con un aporte correcto de líquidos. No es del todo correcto decir que las madres necesitarán más agua de la habitual, sin embargo, la deshidratación relativa que muchas mujeres sufren se evidenciará de forma importante durante el puerperio y la lactancia.

Tampoco es cierto que ciertos alimentos como el ajo, la cebolla o la col alteren el sabor de la leche de forma significativa.

Recomendaciones dietéticas

Es muy importante que las madres conozcan las recomendaciones que dan los profesionales sobre determinados alimentos con los que tienen que moderar el consumo:

– Pescados de gran tamaño: Se recomienda no tomar más de 3-4 raciones de pescado a la semana por la alta cantidad de mercurio que tienen este tipo de pescados. Esta recomendación es para todos los adultos.
– Café: Se debe limitar su consumo a dos tazas de café al día por el alto contenido en cafeína.
– Tabaco y alcohol: El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar el síndrome alcohólico fetal, un trastorno potencialmente grave y que afecta al desarrollo del futuro bebé. El consumo de tabaco es altamente nocivo para los recién nacidos ya que puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias como la bronquiolitis.
Las necesidades de fibra, hierro o calcio son las mismas que de una mujer normal.

 

¿Se puede seguir una dieta vegana?

La dieta vegetariana/vegana es compatible con un buen estado de salud en todas las etapas de la vida, incluyendo la lactancia. Sin embargo, aquí sí es importante el suplemento con vitamina B12 y Yodo.

¿Está prohibido hacer dieta?

No es recomendable realizar una dieta restrictiva (menos de 1800Kcal) Es importante tener en cuenta que algunas de estas dietas requieren la suplementación de vitaminas o minerales

 

 

AEP. LACTANCIA MATERNA: GUÍA PARA PROFESIONALES Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos-sobre-lactancia-materna