En esta nueva clasificación, las mastitis subagudas se presentan con dolor local en forma de pinchazos, calambres o sensación de quemazón, pero sin enrojecimiento de la zona (o muy leve) y sin que haya síntomas generales. Debido a que estos síntomas no son tan evidentes como los de las mastitis agudas, hay una infravaloración e infradiagnóstico de este tipo de mastitis9,13.

Este tipo de infección acostumbra a ir acompañada de cambios en la actitud del niño al pecho principalmente pueden empezar a realizar tomas más largas; y exhibir momentos de amamantamiento más agresivo, tirando del pezón y realizando movimientos con la cabeza.

Este tipo de mastitis suelen ser crónicas y/o recurrentes debido a que el principal causante, Staphylococcus epidermidis, tiene tendencia a realizar este tipo de infecciones18. También pueden ser causadas por estreptococos de los grupos viridans/mitis (como S. mitis o S. salivarius) y algunas especies del genero Corynebacterium19,20.

En ocasiones, S. epidermidis y otros estafilococos coagulasa-negativos también pueden causar abscesos21,22.

Tanto las mastitis agudas como las subagudas suelen ir acompañadas de zonas de induración dentro del pecho y, en ocasiones, de grietas15,16

Ver referencias