Hasta ahora los embarazos denominados múltiples han representado históricamente un porcentaje menor dentro del total de las gestaciones sin sobrepasar el 1,5% del total. Sin embargo, los embarazos gemelares1 han aumentado en la última década por el efecto de las técnicas de reproducción asistida y actualmente según la fuente consultada pueden llegar a representar hasta el 4% de embarazos en España.

Uno de los factores importantes a tener en cuenta es que los gemelos/mellizos son menos amamantados que los hijos de gestación única.

¿Cuál es la realidad actual ?

La lactancia materna ha demostrado sus beneficios sobre los recién nacidos. Por ello es fundamental que se mantenga sobre todos los niños, en especial los que proceden de embarazos múltiples. Los niños que nacen de este tipo de gestaciones tienen un riesgo aumentado de prematuridad, de morbilidad y de mortalidad. Por lo tanto, son un grupo de niños donde la lactancia tendrá un papel relevante, de ahí su importancia.

Por estos motivos, es importante que el personal sanitario que participe en el cuidado o atención de partos múltiples tenga conocimientos y formación específica en lactancia materna. De ese modo, y dada su importancia en casos de gestaciones múltiples, se logre incentivar la lactancia debido a sus múltiples beneficios.

¿Por qué en gestaciones múltiples se amamanta menos?

Existen varias razones por las cuales las madres de partos múltiples utilizan menos la lactancia con sus bebés2. Quizá la más importante se fundamente en los problemas logísticos que la lactancia supone en casos de gestaciones múltiples. La lactancia materna múltiple es más complicada porque se consume mucho más tiempo con dos o tres bebés que con uno. Por ello el deseo de amamantar suele ser menor, el destete es precoz y las lactancias mixtas son más frecuentes. Además los bebés de partos múltiples suelen nacer prematuros o con bajo peso y suelen requerir ingreso hospitalario3, factor que también influye en que no se pueda realizar un amamantamiento adecuado.

Además, existen otras razones menos objetivas pero que también son muy importantes. La madre suele sentir falta de confianza al realizar varias tomas seguidas y puede llegar a tener una sensación de falta de leche. El cansancio por las tomas nocturnas puede influir negativamente en este proceso, conllevando una intención de delegar la responsabilidad en la alimentación y aportando posteriormente una sensación de frustración. Los problemas habituales a nivel mamario como las grietas o la falta de agarre, afectan aún más negativamente haciendo que pierdan la confianza necesaria para mantener una lactancia múltiple.

Razones por las que aconsejamos la lactancia múltiple

Se debe recordar que la lactancia materna4 es un alimento completamente natural mientras que la lactancia artificial no deja de tener componentes artificiales que podrían conllevar ciertos riesgos para la salud del bebé. Se debe tener en cuenta que los bebés de partos múltiples suelen ser más inmaduros y requieren esa función protectora tan importante que les ofrece la lactancia materna.

Es importante recordar que la mujer tiene la capacidad biológica necesaria para poder amamantar a sus bebés. La producción de leche materna se adapta a las necesidades puesto que la succión activa cascadas hormonales que aumentan la síntesis de leche.

Otra de las razones para la elección de la lactancia materna es el motivo económico, puesto que la leche artificial supone un mayor requerimiento económico.

¿Cómo actuamos?

Debido a que sin duda la lactancia tras partos múltiples tiene mayores requerimientos, como profesionales sanitarios creemos que una de las claves del éxito es la adecuada organización del tiempo y el apoyo logístico de la pareja.

Para ello, te aconsejamos iniciar con una lactancia alterna durante los primeros días o semanas. Es decir, que cada bebé se amamante de forma secuencial, no a la vez. Posteriormente se puede continuar con la lactancia simultánea, mucho más cómoda para la madre. Si se opta por este proceso se contribuye a que la madre pueda conocer a cada bebé y se asegure la eficacia del agarre.

No obstante, también se puede optar por amamantar a dos bebés a la vez. Para ello hay diferentes técnicas y posiciones. En este caso es recomendable que la madre sincronice adecuadamente la demanda: cuando uno de los bebés necesite comer, intente amamantar también al otro, así se conseguirá sincronizar ambos ciclos. Es muy posible que las primeras veces, la madre necesite ayuda. Por esa razón es fundamental que el profesional sanitario apoye y ofrezca el soporte necesario, para asegurar que la lactancia sea del todo satisfactoria.

En el caso de tres bebés, sigue sin existir reglas claras. Una de las opciones es la asignación simultánea de dos bebés en un primer tiempo, y posteriormente realizar un amamantamiento del tercero, en una segunda fase. Lo ideal es que los ciclos o rueda de asignación sean distintos al principio y no se repitan. Así ajustaremos la producción de leche que requieren los tres bebés, y nos aseguraremos de que los tres reciban la cantidad que necesiten sin que importe el orden5.

 

 

1Embarazada de gemelos Guía práctica para una buena gestación gemelar AUTOR: MARÍA DE LA CALLE FERNÁNDEZ MIRANDA Publicación: 28/08/2015 ISBN: 978-84-16002-35-1
IBIC: VFXB

2http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1139-76322015000100004&script=sci_arttext&tlng=pt
3Albalactanciamaterna.org. (2018). Lactancia materna con bebés múltiples | Alba Lactancia Materna. [online] Disponible en: http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-5-situaciones-especiales/lactancia-materna-con-bebes-multiples/ [Acceso 19 Mar. 2018].
4AEP. LACTANCIA MATERNA: GUÍA PARA PROFESIONALES Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) Monografía de la AEP nº 5
5GONZÁLEZ C. Manual práctico de lactancia materna. Ed. ACPAM.